martes, 27 de septiembre de 2016

Pero cómo te has puesto...otra vez

Semana 0
Peso: 161,2 kg.

Retomo este blog más de un año después, en un punto en el que no me hubiera gustado hacerlo. Hace ahora tres años, justo por estas fechas, comenzaba una aventura incierta, un paseo por lo desconocido, tratando de perder la ingente cantidad de kilos que se desparramaban por mi cuerpo.  Pronto descubriría que el régimen que me había puesto mi médico y amiga Rita, y la inestimable ayuda tanto médica como psicológica de mi enfermera y amiga Rocío funcionaba a las mil maravillas. Un año después, mis 180 kilos iniciales se habían convertido en 114. Volví a hacer deporte, a jugar al pádel, a correr...

Pero tenía otra gran carga a mis espaldas: el tabaco. Comencé a fumar a los 13 años, y en los últimos tiempos pasaba ampliamente de las dos cajetillas diarias lo que me metía en mis pulmones. Pero si había sido capaz de perder 65 kilos...porqué no iba a ser capaz de dejar de fumar? El 12 de octubre de 2014 encendí mi último cigarrillo. Ni siquiera lo apuré, y me fui a la cama sabiendo que había dejado de fumar.

Hoy, casi dos años después, y con dos fantásticos logros conseguidos, me enfrento a un tercero ya conocido. Al principio lo atribuía al dejar de fumar. Todo el mundo engorda cuando lo hace. Pero obviamente todo en esta vida tiene un límite, y la ansiedad producida por la falta de nicotina enseguida pasó a ser historia. Mientras mantuve mi puesto de trabajo todo fue más o menos bien. Al fin y al cabo son ocho horas en las que ni comes ni bebes cervezas, pero cuando en enero me dieron la patada en el trasero todo se aceleró.

La ansiedad, los nervios, la tristeza, el cabreo, la angustia derivada de quedarme en la calle llamando a las puertas de la cincuentena, todo eso que antes paliaba con un cigarrillo, ahora lo intentaba con comida, y, sobre todo, bebida. Cerveza, mucha cerveza. Demasiada a veces. Pasé por una etapa emocionalmente muy mala, veía como mi ropa dejaba de entrarme con comodidad, para ir acumulándose en el armario en espera de tiempos mejores, mientras tenía que recurrir a otras prendas ya olvidadas de aquellos años de oronda figura. Afortunadamente contaba y cuento con el maravilloso apoyo de Rocío, que ha dejado casi a un lado sus fantásticas dotes de enfermera para ejercer más como psicóloga, actuando como freno a mis impulsos. Sin ella probablemente ahora habría superado ampliamente mi peso de hace tres años.

Me autoengañaba a mi mismo, pensando que lo tenía todo controlado. "La ropa me sigue entrando" - pensaba - Pero el botón del pantalón cada vez apretaba más. Dejé de pesarme semanalmente, hasta que  me empujaron con todo el cariño para que volviera a hacerlo. Aquel día de mayo fueron 155 kilos los que dí en la báscula. Una tremenda bofetada de realidad. Durante unas semanas estuve cuidándome a mi manera, sin privarme de las cervecitas con los amigos, y de una buena comida de vez en cuando, y controlé bastante bien mi peso. No bajaba demasiado pero no subía. Pero llegó el verano, llegaron los agobios, llegó la vergüenza de ponerte en bañador en la piscina, llegó el ver a los demás disfrutar mientras tú contabas los días que quedaban para ir a sellar la tarjeta del paro...y volví a caer en la ansiedad, no se si hasta en ocasiones en depresión.

No fue hasta hace un mes, a finales de agosto, cuando decidí coger al toro nuevamente por los cuernos. Me fijé una fecha, como la otra vez, procurando repetir todos los pasos que me llevaron al éxito aquella ocasión. Mismo día simbólico: primer día después de los Sanmateos. Hoy no ha sido una bofetada de realidad cuando he pasado por la farmacia a pesarme, ha sido un hostión en toda regla. Pero da igual. Es una cifra, es un punto de partida. Da igual que sea uno u otro, el objetivo es el mismo: perder muchos kilos. Y en eso estamos.

20 comentarios:

  1. Ánimo Paco,cómo habras observado en mi muro del "face",no soy muy dado a hacer comentarios, lo primero por que mi facilidad para expresar lo que pienso correctamente no es mi fuerte y lo segundo mi ortografía tampoco,pero te admiro por tu fuerza de voluntad,así que sigue adelante que aquí tienes un fiel seguidor de tus andanzas. Un abrazo y mucha fuerza. Isidro Jesús Gómez.

    ResponderEliminar
  2. Paco no dudes que lo vas a lograr

    ResponderEliminar
  3. Mucho animo Paco, yo también paso por lo mismo paro incluido pero tio tenemos los Huevos suficientes para superar estos kilos, y ya no te cuento para conseguir curro.
    Así que tío mucho animo, y que sepas que tienes a mucha gente animandote, alentandote y que te quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Pedro!! Me siento muy querido ahora mismo, la verdad... Un abrazo

      Eliminar
  4. Eres un luchador Paco , y eso tarde o temprano tiene su recompensa . Yo he hecho 80 dietas diferentes y todas me han funcionado .... mientras las he hecho . Ahora hasta he cogido miedo a hacer más dietas y estoy intentando hacer la del sentido común . Un beso . fuerte. Te aprecio mucho y se que lo vas a conseguir. Somos muchos los que nos alegraremos muchísimo por tí . Ah y por cierto muy chula la foto de la ventana . Esther Palacios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Esther. Efectivamente, basta con aplicar el sentido común a nuestras vidas, a nuestra dieta y a cualquier otra faceta de la misma. Sólo hay una forma de adelgazar: gastar más calorías de las que consumes. Punto. Un beso fuerte

      Eliminar
  5. Gran parte del peso , son los 2 cojones q le echas a la vida.
    Buena suerte, Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo más bonito que me han dicho en muuuucho tiempo! Muchas gracias amigo, un abrazo enorme

      Eliminar
  6. Paco, no te conozco mucho pero se que tienes mucha fuerza de voluntad y muchas ganas, por lo que estoy segura de que lo vas a lograr. Animo tu puedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasé 45 años de mi vida pensando que no tenía fuerza de voluntad, y ya ves...Mil gracias por tu ánimo y tu apoyo, un abrazo!

      Eliminar
  7. Paco quien es capaz de escribir lo que acabo de leer, no hay nada que pueda con el.Lo que ya estas haciendo tendra un final feliz, porque muchos vamos de tu mano con el pensamiento y leyendo cada dia lo que sientes. Me ha emocionado ver tu valentia y tu sinceridad. Sin conocernos demasiado creo que sabes lo que quiero decirte y soy incapaz de expresar.Un gran abrazo te seguire como hice cuando dejaste el tabaco.Amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me han emocionado tus palabras, Ana Rosa. A veces sobran las palabras para expresar lo que queremos decir. Muchas veces un gesto dice más que un libro entero. Muchísimas gracias por tu apoyo, un gran abrazo para ti también.

      Eliminar
  8. Tu puedes con esto y con mas. No he leído los comentarios pero estoy segura de que no soy la única que lo piensa. Se trata de encontrar una forma de vida capaz de llevar siempre, porque sabes que hacer un régimen temporal, al final, sale caro. La ansiedad es dura y como bien dices a veces se mezcla con depresión, pero lo bueno de tocar fondo, es que puedes descansar un segundo y coger impulso con mas fuerza para subir.
    Eres grande primo, y mas por dentro que fuera no lo olvides, y si algún rato se te olvida llámame que te lo recuerdo rápido. Muuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primaaaaaaaaaaaaaaaaa! Que te quiero mucho! Tneies toda la razón, de nada sirve un régimen si luego nos abandonamos, lo ideal es buscar el equilibrio. A ver si un día nos tomamos unas cañitas! (no te creas que voy a estar toda la vida sin cervezas, dos semanitas de secano, pero luego alguna caerá, por supuesto ;) ) Un besazo!

      Eliminar
  9. Yo se que lo vas a lograr ,por que eres un Pérez y si nos proponemos algo ,no paramos hasta que lo conseguimos,así que a por ello��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje...muchas gracias Arancha! Un besazo!

      Eliminar
  10. Yo no te digo na más que ya me repito como el pepino que te comerás en ensalada...����...
    Que sigue así,que te quiero mucho (y lo sabes) y que no me cabe la menor duda de que lo lograrás. Eres una persona increíble!!!! Aquí seguiré (y te seguiré) para darte toda la fuerza necesaria aunque a mi me falte. Un besazo cariño y ADELANTE!!!! LO ESTÁS HACIENDO GENIAL!!!!

    ResponderEliminar
  11. Eres un amor, me han emocionado tus palabras. Con gente como tú a mi lado es muy difícil recaer. Me encanta sentirte a mi lado, yo también te quiero mucho. Un besazo

    ResponderEliminar